Colegio Marymount reintegró a estudiante expulsado en marzo

Fuente: El Heraldo.co | 22 de Abril de 2013
Por Kenji Doku

107703-judi colegio 2104

 Fachada del tradicional Colegio Marymount, situado en el norte de Barranquilla. 


El Juzgado Noveno Civil Municipal de Barranquilla ordenó al colegio Marymount el reintegro de Santiago Pérez Moscote, uno de los alumnos que fue expulsado por estar relacionado con un
supuesto caso de abuso a una compañera.

A través de una acción de tutela interpuesta por el abogado Abelardo De la Espriella, el estudiante de último grado del tradicional plantel educativo volvió a clases para reencontrarse con sus antiguos compañeros, y así poder recibir grado en el mes de junio.

En dicha herramienta jurídica, el abogado De la Espriella hizo referencia a la violación de los derechos fundamentales, al debido proceso, a la educación, igualdad, honra, buen nombre y libre desarrollo de la personalidad de su defendido, quien fue apartado del colegio en los primeros días de marzo, tras la cancelación de su matrícula.

EL HERALDO conoció el documento fallado recientemente a favor del joven y en el que el Juzgado Noveno ordenó “tutelar los derechos fundamentales al debido proceso, a la educación, al buen nombre, a la honra del actor Santiago Pérez Moscote, vulnerados por el Marymount School, representado legalmente por la señora Susan Kumnick o quien haga sus veces, con fundamento en las razones expuestas en la parte motiva de esta providencia”.

Asimismo, entre las consideraciones del Juzgado estuvo “el dejar sin efectos toda la actuación adelantada por el accionado Colegio Marymount en contra del actor Santiago Pérez Moscote y que dio lugar a la formulación del presente amparo, inclusive la decisión de imponer al actor la sanción de cancelar la matrícula año escolar 2012-2013, contenida en los siguientes: acta de reunión —comité de disciplina y consejo administrativo de fecha 27 de febrero de 2013, acta de reunión—consejo directivo —gobierno escolar de fecha 28 de febrero de 2013 y resolución rectoral disciplinaria No. 1 proferida el día 28 de febrero de 2013, por lo expuesto en la parte motiva de esta providencia”.