La hija de Rosa Elvira Cely no sabe bien lo que pasó

El representante de los hermanos de la víctima dice que el colegio Manuela Beltrán también podría ser responsable del atroz crimen.

El jueves pasado, el mismo día en que Rosa Elvira Cely fue enterrada, su hermana Adriana Aranda Cely contactó al abogado penalista Abelardo de la Espriella para pedirle que representara a su familia en el proceso que busca establecer quiénes están detrás del escabroso crimen. De la Espriella aceptó hacerlo gratuitamente y, en entrevista con El Espectador, aseguró que pondrá todo su empeño en que Javier Velasco Valenzuela —detenido el viernes pasado como posible responsable— sea condenado a más de 50 años de prisión.

¿Le sorprendió que Javier Velasco no aceptara los cargos que le imputó la Fiscalía?

No, yo me lo esperaba. Creo que Velasco es un misógino; la crueldad del ataque denota un gran odio por Rosa Elvira y por todas las mujeres. Quizá lo sodomizaron cuando niño o quizá su madre lo abandonó. Lo que veo es un hombre frío, calculador, que se regodea con sus actos. Aclaro: él no es un enfermo mental y puede responder en un juicio.

Usted afirma que Velasco atacó a Rosa Elvira, pero el proceso apenas empieza...

Es que yo creo que el trabajo de la Fiscalía ha sido muy bueno; todavía mejor el de la Sijín de la Policía recogiendo la evidencia. El trabajo de la justicia ha sido impecable, la imputación de cargos fue adecuada y ajustada a los hechos.

Igual siguen faltando la prueba de ADN y rastros de sangre.

Así es, pero es un hecho que nos vamos para juicio y de una vez lo digo: me voy a empeñar a fondo, con todo mi esfuerzo, para lograr una condena de más de 50 años de prisión para este monstruo.

Es decir, ¿una condena ejemplar? Se supone que así no es como funciona la justicia.

No es ejemplar, es que estamos hablando de uno de los peores cinco crímenes, si no el peor, cometidos contra mujeres en este país. En esta ocasión el derecho puede cumplir la función social de dejar un precedente para que la próxima vez que un hombre quiera agredir o abusar de una mujer lo piense dos veces. Lamentablemente tuvo que morir Rosa Elvira para que estuviéramos discutiendo esto.

¿Y las evidencias sí son suficientes?

Sí lo son. Es que no se trata de ensañarse con Velasco, se trata de aplicar la ley teniendo en cuenta la sevicia y la crueldad. Condenarlo con la máxima pena que la ley prevé.

En Colombia ya se habían visto casos de mujeres empaladas, como en masacres de ‘paras’. ¿Por qué éste produjo tanta reacción?

Por supuesto, genera más atención porque sucedió en el corazón de Bogotá. Pero además fue muy escabroso.

Se presentó el segundo implicado ante la Fiscalía. ¿Usted cree que sí tuvo que ver?

Rosa Elvira era tan fuerte que sobrevivió cuatro días al ataque de esos animales, por eso creo que tuvieron que someterla entre dos. Si no tuviera que ver con el crimen ya habría dado la cara.

¿Conocía la familia de Rosa Elvira a Javier Velasco?

Ellos me dicen que nunca lo habían visto.

¿Y su hija, quizá?

Según entiendo, tampoco.

¿Sabe la niña lo que le ocurrió a Rosa Elvira?

Ella no conoce los detalles de la despiadada forma en que fue asesinada su madre. Su familia está haciendo el máximo esfuerzo para que no tenga acceso a internet ni a noticias.

La Fiscalía dijo que Velasco tenía orden de captura vigente desde el 2 de mayo. ¿Cabe pensar que hubo falla del Estado?

Cuando la gente no tiene cierta notoriedad no es tan fácil capturarla; no es lo mismo que si el personaje fuera un senador, por ejemplo. Es importante que las autoridades actualicen bases de datos y haya equipos buscando a quienes tienen orden de captura. No hay presupuesto ni suficiente personal para realizar esas tareas. Podría ser falla en el servicio, pero el colegio también falló.

¿Por qué?

¿Cómo es posible que el colegio no revise antecedentes? Ellos tienen en sus salones a gente mayor de edad y él ya tenía una condena; estudiaba ahí mientras decidía a quién hacerle daño. El colegio podría tener una responsabilidad civil en lo que pasó.

Fuente: Diana Carolina Durán Núñez | Elespectador.com